Recuerdos del futuro: Imaginarios del Raval.

icoy36578713-raval-sant-antoni161210182431-1481390840819

Monica Degen me propuso participar en su proyecto TIMESCAPES OF URBAN CHANGE: El Raval – the process of transformation celebrado el 12 de diciembre en el CCCB. El proyecto cuenta con la colaboración de Brunel University of London y la Brithish Academy fort the humanities and social sciences. Agradezco enormemente la invitación y la posibilidad de reflexionar juntos a propósito los futuros imaginados sobre el Raval. Lo que sigue a continuación es un extracto de lo que expuse en la introducción del Workshop.


Los historiadores aspiran a comprender el presente relatando e interpretado el pasado. Parafraseando este tópico del oficio de historiador podríamos decir que, los sociólogos, en cambio, nos interesamos por el futuro para conocer nuestro presente. Los sociólogos podemos dejar constancia y recordar qué futuro se imaginaba, qué futuro imaginamos juntos. Podríamos decir que, los sociólogos tenemos el deber de recoger los futuros que se imaginaron, los futuros que partiendo de una lectura de benjaminiana de la historia, siguiendo las enseñanzas de la tradición de los oprimidos en el que la regla es el «estado de excepción» en el que vivimos, una excepción que nos expropia la capacidad de habitar el mundo y de soñar un futuro.

Lo que sabemos del Barrio Chino es que debía tener los días contados desde el mismo momento de su bautizó con un epítome tan infamante – teniendo en cuenta, además, que jamás vivió población china significativa. En la calle Robador se puede o podían escuchar expresiones del tipo “esto ya no es el Barrio Chino” la fórmula a veces evocaba nostalgia de “una época dorada” de la calle en el que las prostitutas dispensaban amor, no eran supervisadas por macarras, había mucha unión, entre los vecinos y trabajadores -de cualquier tipo- de la zona…o también como expresiones de orgullo cuando se producía una manifestación o un enfrentamiento contra la policía, depende cómo acabara la situación se exclamaba “Esto siempre será el barrio chino” o se lamentaban “Esto nunca ha dejado de ser el barrio chino”…

Por ejemplo, hoy parece sorprendente el hecho que cuando se inicia la gran transformación a mediados de los 80 nadie esperaba ni la fuerte llegada de nueva migración ni la relevancia que iba a tomar para la nueva industria que se esperaba determinante, el auge insostenible que está teniendo el turismo en la actualidad. En este sentido los planificadores, los proyectistas o políticos erraron absolutamente sus planes. Su tiempo era, siguiendo la triada lefebvriana respecto al espacio, el tiempo planificado.

A- Los futuros abiertos como esperanza, los cerrados como trampa

  1. En general entre los usuarios tradicionales, vecinos y trabajadoras de la calle, se contemplaba con ambivalencia, recelo y esperanza las grandes transformaciones de la zona. Nunca contemplaron que “la mejora del barrio” implicase la expropiación de sus formas de vida o de sus propios cuerpos.

    1. Dicen que el barrio está cambiando mucho y que cuando se inaugure el cine traerá a nueva gente. Núria, queien regenta un bar de alterne, me aclara: «¿Quieres que te diga por qué pasa esto? [refiriéndose a la numerosa presencia policial] Por el hotel». Me cuenta que vive frente al hotel y que a veces ve allí a «gente guapa, yo creo que son modelos o actrices». Pero a la vez se sorprende de cómo creen que entrará alguien en ese hotel si en la puerta hay un hombre con turbante

    2. Yo imagino el futuro del barrio con vecinos protegidos, en pisos protegidos, en peligro de extinción, o sea vecinos en manos de la Administración, rehenes de la Administración… «No puedes ganar más de lo que…» Están en reductos, como si fueran reservas de indios, y el resto a turistizarse: o sea, baretos, residencias de estudiantes, museos, Filmoteca. O sea, lo veo totalmente explotado de cara a la turistización y la cultura como polo de atracción y tal, y los vecinos en reservas (como me explicaba Manel González, vecino de Robador 29 y luchador por Raval).

  2. Los empresarios y políticos estaban convencidos que la transformación sería muy provechosa para los primeros y los segundos auguraban un Raval accesible a los habitantes al resto de la ciudad, aunque los de allí tuvieran que sufrir inseguridad y probablemente expulsiones. Se trataba de un mal menor sobre una barrio para una mejoría substancial para el conjunto de la ciudad. El coste calculado -expulsiones, agresiones patrimoniales…etc..), debía servir a un bien mayor, detener lo que se pensaba podía un inmenso barrio sin ley. En el Harlem del sur de Europa. Una selva marginal, infranqueable en el corazón de Barcelona. (Antoni Puigverd, 2005) ”Un lugar donde, si no se hubiese intervenido, “ahora estaríamos como en las favelas de Brasil, con los militares en la puerta (CG, 2011) al mismo tiempo que se puede reconocer desde instancias responsables que una abertura como la Rambla del Raval hoy seria inconcebible.

    1. El consistorio ha llegado a la conclusión de que la única solución para una reform a «rápida y eficaz» de Ciutat Vella es realizar una fuerte inversión en la compra de edificios, indemnizaciones a propietarios y demolición de todo lo que sea necesario para dejar el distrito en unas condiciones urbanísticas y de equipamientos adecuada. […] Maragall cree necesario que los empresarios paguen este proyecto, por considerar que resultarían muy beneficiados con una rehabilitación del barrio y su cambio de imagen.

    2. La rehabilitació […] ha millorat considerablement la qualitat mitjana de l’ habitatge a Ciutat Vella, el que fa preveure una cada vegada més normalitzada rotació de residents en el districte i, per tant, una lògica renovació de persones. […]No cal témer la important concentració d’emigració pakistanesa o magribí en aquesta zona […] El més probable és que a poc a poc les famílies es resituïn per tota la ciutat i l’ àmbit metropolità,alhora que, en anar trobant ocupacions laborals, es dilueixi aquesta presència, aparentment constant i un tant inquietant.(Abella, 2004)

  3. Los especuladores inmobiliarios, en cambio, aunque ofrecieran y ofrecen un futuro de grandes beneficios para todos sin importar los medios utilizados o que habrá quienes salgan perjudicados,, saben perfectamente, que la ganancia válida es la inmediata y que sus elucubraciones del futuro deben servir a este propósito

    1. La idea de “Un nuevo born” o “una mina de oro, la única calle en BCN que va a subir de precio en los próximos cinco años”, Robador 29, inmobiliaria, Principios de 2016.

Este tiempo de planificación se ve alterado y pretender se totalizado en el tiempo de las luchas por la hegemonia en la representación. El tiempo representado es el que políticos y toda suerte de intelectuales o agitadores pretenderían imponer homogéneo a un tiempo que se niega y que se instituye y reproduce en su alteridad radical y persistente, en una extranjeridad deseada o impuesta lo que es, en otras palabras, espacio de heterogeneidades y de multiplicidades donde el conflicto es constitutivo.

B- La colonización del mundo de la vida por el sistema. Un mercado de futuros

Habermas nos explicaba que el riesgo mayor al que nos enfrentábamos en las sociedades administradas era la tendencia a la colonización del mundo de la vida por el sistema. El considerar el mundo de la vida, el mundo de la calle de lugares tan vívidos como el Raval «como guaridas de gente mala que debe ser inahbilitada» reclama intervenciones contundentes e incluso la muerte del lugar. Esto lo demuestran las tres defunciones del Chino

  1. en 1943 se cree que se da muerte al barrio chino

Esta realización de obras, y principalmente la apertura de la citada avenida, hará que desaparezca el por desgracia muy conocido «barrio chino», lugar donde la maldad y la porquería tenían su asiento y en el que la gente del hampa y del mal vivir tenían montado sus garitos, prostíbulos, tascas indecorosas, y en cuyo barrio también se confabulaba lo más pernicioso de la sociedad para arremeter contra el orden, la tranquilidad, la paz y el trabajo de Barcelona (de Otero, 1943).

Aún así, hasta 1964 no se ejecutarán las obras desplazando a más de siete mil familias a Sta Perpétua de la Mogoda y «aniquilando definitivamente» el Barrio Chino.

  1. En 1962 antes del inicio de las obras se aventura una segunda muerte

«Sí, se acabó para siempre el anémico pintoresquismo del Barrio Chino. Porque donde estuvo enclavado antaño el «Barrio Chino» luce ahora el sol y crece la ciudad limpia de toda lacra social o arquitectónica. La añosa mole de las Reales Atarazanas ha dejado de ser oscuro y degradado parapeto del hampa, para recuperar su categoría de hito histórico (Paquer, 1962.)

  1. En 1974 se publicaba la Guía secreta de Barcelona elaborada por Josep M.ª Carandell

«En los decenios, además de ampliarse el área prostibularia y de multiplicarse los bares y locales de estilo «andaluz», el arrabal se transformó en un suburbio de inmigrantes hacinados, entre los que reinaba la miseria y servía de caldo de cultivo para la delincuencia y la marginación en general. Recientemente, sin embargo, se ha producido una reacción, tanto por parte del Ayuntamiento, como de la Policía y de los empresarios, en el sentido de liquidar los «bajos fondos» de un lugar tan céntrico, airear con amplias vías el laberinto de callejas oscuras y establecer locales de orden y a la moda, como ampliación de la zona ociosa y comercial de la Rambla» (Carandell, 1974)

Y llegamos al tiempo vivido, las luchas concretas donde espacio y tiempo convergen.

C- Las luchas por el aquí y el ahora

Siguiendo las teorias de Habermas, el «mundo de la vida» reclama su legitimidad para ocupar el presente e incluso para imaginar un futuro juntos. Estas son luchas por el territorio, por el presente y por ello beben claro está, de la tradicción, del pasado de lucha de su territorio impregnado de sangre, sudor y lágrimas. Esta lucha por el presente aspira a detener la colonización del sistema, lo que especuladores y políticos bien intencionados, llaman el futuro.

El Raval es un ejemplo inmejorable de estas luchas. Allí tenemos el Ágora Juan Andrés, la Asamblea del Raval, las prostitutas indignadas, librerías y editoriales que organizan regularmente ocupaciones de plazas para discutir, hablar, bailar o cantar. Allí están Veus amb Veu, Masala, l’Espai Contrabandos, La Casa de la solidaritat, allí estuvieron el Ateneu del Xino, la Bata de Boatiné, o el Ciutat Vella…lugares que tuvieron que cerrarse haciendo uso de prácticas policiales, políticas y económicas impensables en otros barrios de la ciudad

Solo en el Raval se están llevando a cabo todas estas luchas que tienen que ver con ocupar el lugar y el tiempo presente y defenderlo de los futuros imaginados por las grandes corporaciones o los políticos…la última de las acciones fue directament contra le Gentrificación. Por eso, esta confederación de protestas que ha echado a rodar este 10 de diciembre (Rimaia, Teatre Arnau, Can 60, Talia, gimansio Sant Pau…) lo ha hecho, simbólicamente, en el solar del Portal de la Santa Madrona donde está prevista la construcción de un hotel, junto a las Drassanes. El lema era “Els barris són pels qui ELS VIU no pels qui els deixen morir. Prou gentrificació”

tranvia48

eltranvia48.blogspot.com.es

Anuncis
Aquesta entrada ha esta publicada en Matar al Chino, Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s