Una maldat desapasionada

maldad_desapassionada

Los actos violentos cometidos por el Estado o en su nombre no son “rémoras tribales”, por el contrario son la quintaesencia de la modernidad. No sólo por su función en la lucha para establecer los límites territoriales del poder del estado, sino también porque constituyen un ejemplo del uso racional y calculado de la violencia como técnica para aterrorizar y amedrentar poblaciones enteras y evitar así una resistencia organizada o deliberada.

El texto que aquí se presenta está dividido en tres partes: la primera es un análisis del concepto de violencia -que es parte de una investigación teórica sobre violencia y nuevas tecnologías. Una segunda parte que trata sobre la cuestión de la distancia entre agredido y agresor y cómo esta distancia produce una destrascentalitzación del acto violento, de forma que éste facilite una suspensión del juicio moral sobre la propia acción. Y una tercera parte donde se recupera para el análisis las reflexiones de Max Weber sobre la concentración de violencia por parte del Estado y la necesidad implícita que tiene el ordenamiento social moderno de legitimar el uso de la violencia por parte de sus instrumentos coactivos

Una maldad desapasionada.Reflexiones etnográficas sobre dos requerimientos de las prácticas violentas en sociedades modernas: distancia y legitimación

 

Quote | Aquesta entrada ha esta publicada en civisme, Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s