La Antropologia [no puede ser] antropófaga

Entonces, el canibalismo podría no sólo ser un objeto exótico de la antropología sino una lección epistemológica en la medida en que la antropología puede ser también ella misma antropofágica porque es una forma de apropiación transformadora de un otro. Al fin y al cabo, tenemos una teoría del intercambio, la persona, el parentesco, el poder político o el mito debido a las descripciones específicas de modos de organización distintas al mercado, el individuo, la familia nuclear, el Estado y la religión judeocristiana.

Lévi Strauss en la ruta de los caníbales del Sur

Antropología. Un libro del antropólogo francés recopila escritos sobre sus andanzas por el Mato Grosso, los mitos, el pensamiento mágico, entre otros.

La ablación y la procreación asistida, el fenómeno de la “vaca loca”, ideas radicalmente diferentes sobre el desarrollo, las ciencias sociales y las ciencias de la vida, las relaciones entre naturaleza y cultura, el análisis estructural de los mitos, la importancia de Auguste Comte y Giambattista Vico para la antropología, las relaciones entre pensamiento científico y pensamiento mágico, el canibalismo y las reflexiones de Montaigne sobre los indígenas sudamericanos, ¿Qué podemos leer en común entre estos temas? Los ensayos de Todos somos caníbales (Libros del Zorzal) recoge artículos publicados por Claude Lévi-Strauss en el diario italiano La Repubblica en la última década del Siglo XX y un popular artículo sobre la figura de Papá Noel publicado originalmente en 1952. Sus intervenciones dan cuenta de una variedad de preocupaciones y tienen en común la creatividad y el riesgo de un proyecto antropológico tan ambicioso como provocador.

La figura de Lévi-Strauss tiene el mérito de haber puesto a la antropología, hasta la década de 1950 una ciencia periférica y de las periferias, en el centro del debate de las humanidades. La publicación de Las formas elementales del parentesco en 1949 y, casi diez años más tarde, de Antropología Estructural fueron una innovación intelectual todavía poco asimilada. Ese movimiento se consolidó con el proyecto sobre la mitología indígena americana que tuvo su cumbre en los 60 con la publicación de los cuatro volúmenes de las Mitológicas . La antropología estructural ha sido parte de un proceso de modernización intelectual que excede a la antropología como campo disciplinar y que convirtió a Lévi-Strauss en una referencia en ámbitos intelectuales muy alejados de la problemática indígena.

Existe una imagen más o menos estereotipada sobre el estructuralismo antropológico como sinónimo de una vocación por buscar abstracciones lógicas alejadas de lo cotidiano y la historia. Si algo de eso es parte del proyecto antropológico de Lévi-Strauss, deberíamos subrayar que ese retrato corre el riesgo de ser una mala caricatura. El esfuerzo de una mirada alternativa a los determinismos occidentales y la crítica al etnocentrismo de la idea liberal de “hombre” son las dos caras de un mismo proyecto centrado en una vocación comparada que busca una mirada mas extensiva y compleja de lo humano. Un mérito de ese proyecto fue poner en discusión el valor epistemológico de la diferencia, de la forma de pensar de los otros como recurso para pensarse.

Pero ese giro hacia la diferencia no era una preocupación por el detalle, como a veces suele presumirse equivocadamente cuando se habla del “giro antropológico”. La génesis del pensamiento de Lévi-Strauss supone un gesto radical que toma distancia del método etnográfico y el “vivir entre los nativos” iniciado por Malinowski. Comienza mucho antes, en el siglo XVI, con el gesto relativista y polemista de Montaigne sobre el canibalismo en las costas sudamericanas: “todo hombre considera bárbaro lo que no corresponde a su cultura”. El canibalismo era parte de lo humano, pero de una humanidad diferente que en el fondo no era ni más ni menos violenta que la europea. La inclusión de la diferencia como parte del problema de la humanidad y las instituciones sociales tal y como el pensamiento occidental las conoce no es simplemente resultado de un interés clasificatorio sino de un ejercicio de reconocimiento de las relaciones entre modos de pensamiento diferentes. En Montaigne y América, uno de los más sugerentes ensayos de este libro recientemente publicado en castellano, vuelve sobre el tema de los orígenes amerindios de la democracia. El principio democrático europeo de la ilustración, que se encarnaría en Locke y en Rousseau, no puede entenderse sin la toma de conciencia de Montaigne de un otro “salvaje” que es fuente y principio tanto de la “barbarie”, que cierra el pensamiento europeo sobre sí mismo, como de la “igualdad”, que lo abre a la idea de un otro que tiene algo de lo que se puede aprender.

Podrá decirse que Lévi-Strauss se inspiró en la lingüística de Saussure y en la fonética de Jakobson, que su trabajo reivindicó el análisis comparado como ejercicio de superación del evolucionismo, el funcionalismo de la antropología social británica y el culturalismo estadounidense fundado por el antropólogo alemán Franz Boas, a quien reivindicó siempre como el gran innovador de la antropología moderna. Pero, ¿y los indios? El interés de Lévi-Strauss por la población indígena americana resulta central en su formulación. Del mismo modo que los indios sudamericanos fueron importantes para Montaigne lo fueron para Lévi-Strauss, quien les rindió homenaje en Tristes Trópicos . Entonces, el canibalismo podría no sólo ser un objeto exótico de la antropología sino una lección epistemológica en la medida en que la antropología puede ser también ella misma antropofágica porque es una forma de apropiación transformadora de un otro. Al fin y al cabo, tenemos una teoría del intercambio, la persona, el parentesco, el poder político o el mito debido a las descripciones específicas de modos de organización distintas al mercado, el individuo, la familia nuclear, el Estado y la religión judeocristiana.

En América Latina las apropiaciones de su obra han seguido caminos diversos en función de lógicas académicas y nacionales propias. En Brasil, Lévi-Strauss fue profesor en la Universidad de San Pablo y estableció contacto con la población indígena como parte de la misión a la Sierra Norte de Mato Grosso en los años 30. Este vínculo hizo que la antropología de la diferencia impulsada por el estructuralismo antropológico haya calado hondo. A punto tal que buena parte los debates contemporáneos sobre su herencia y sobre el llamado pos-estructuralismo en antropología provienen de ese país. Ese aspecto no es un hecho menor, en tanto que en Brasil la diferencia cultural y étnica es parte de la imagen dominante de una nación que se vive a sí misma como un crisol. En la Argentina, por el contrario, los usos de Lévi-Strauss estuvieron alejados de una antropología institucionalmente débil y menos preocupada por la diferencia. En general, tuvieron que ver con la semiótica, la comunicación, la sociología política y, eventualmente, el psicoanálisis lacaniano. Ese modo argentino de leer a Lévi-Strauss resulta revelador de una imagen nacional que invisibiliza la diferencia interna al presentarse como cultural y étnicamente homogénea.

Aunque ocupe un lugar latente en el campo de la antropología contemporánea, más volcada a la “práctica”, la “experiencia” y la “deconstrucción”, la obra de Lévi-Strauss no es un todo cerrado, es todavía una fuente de nuevas lecturas y de herramientas para pensar la diferencia de un modo radical. Incluso en contextos como el argentino, donde una nueva discusión sobre su trabajo puede abrir campos de reflexión interesantes para pensar la diversidad. Los ecos de sus análisis sobre el canibalismo como momento fundacional del pensamiento moderno y de la antropología son una lección que bien puede volverse hacia su propia obra e invitar a modos nuevos de digerirla.

Nicolás Viotti es doctor en Antropología Social (Río de Janeiro) e investigador del Conicet.

Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s