“La miseria nos encumbraba”

Jean+Genet

La miseria nos encumbraba […]. Los piojos eran nuestro único signo de prosperidad, del anverso mismo de la prosperidad, pero era lo lógico que, al darle nuestro estado un giro que lo justificara, justificáramos al tiempo el emblema del estado. Los piojos eran valiosísimos, pues se habían convertido en algo tan útil para dar fe de nuestra insignificancia como lo son las joyas para dar fe de eso que llaman éxito. Eran a la vez nuestra vergüenza y nuestra honra. He vivido mucho tiempo en una habitación sin más ventanas que un montante que daba al corredor y en la que, por las noches, cinco caras flacas, crueles y tiernas, sonrientes o crispadas por el anquilosamiento de una postura incómoda, empapadas de sudor, buscaban esos insectos de cuya virtud participábamos […] Se me desarrollaba el talento al conceder un sentido sublime a tan poca apariencia […]. Es una disciplina que me resultó útil, ya que me permite sonreír con ternura incluso a los desechos más humildes, ya sean humanos o materiales, y hasta los vómitos, hasta la saliva que dejo correr por el rostro de mi madre, hasta los excrementos. Conservaré de mí mi propia imagen de mendigo

Jean Genet, Diario Del Ladrón. RBA. Barcelona 2010 [1942], p.26

Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s