La màxima expresión de desobediencia

En De cive, Hobbes ([1653] 1972) identifica las causas internas que conducen a la supresión de la autoridad, comparando los sistemas de cuerpos naturales en movimiento; afirma que algunos sistemas de gobierno poseen una fragilidad estructural inherente, como si estuvierna predispuestos a la autoerosión y, en última instancia, al colapso. Cuando los ciudadanos son conscientes de esta fragilidad, aúnan sus fuerzas para acelerar el derrumbe del gobierno. En estos casos, la acción se transforma en tumulto, especialmente cuando los ciudadanos se inspiran en “doctrinas y pasiones contrarias a la paz, para las cuales las mentes de los hombres son siempre idóneas y están bien dispuestas”. Siendo propensos a la rebelión, los ciudadanos manifiestan su máxima expresión de desobediencia: la “toma de las armas”. Principalmente, lo que impulsa al pueblo a atentar contra el Estado es la convicción de que “el conocimiento del bien y del mal pertenece a todos los hombres” (íbid.: 242)

a Ruggiero, V (2009) La violencia política. Una análisi criminológico. Anthropos, Barcelona (p.28-29)

Aquesta entrada ha esta publicada en Desercions urbanes. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s