La multitud usa la calle para algo más que para circular

La multitud ocupava la Plaça Catalunya durant la primavera de 2011

La multitud ocupava la Plaça Catalunya durant la primavera de 2011

En 1912 el jefe de policía de Berlín prohibió una manifestación obrera, el razonamiento que presidía el texto de su decisión lo proclamaba sin ambages: “La calle sirve sólo para circular” (citado por PETERSEN, Annelise Ballegaard. «…Sert uniquement à faire circuler». En: S.E. Larsen y A.B. Petersen (eds.), La rue, espace ouvert. 1ª ed. Odense: Odense University Press, 1997: 169).

Las ocasiones para ser parte de una multitud en sitios públicos son mucho más numerosas a fines del siglo XIX que en la actualidad. Tanto en los registros de los comisarios de policía y como en los periódicos abundan informes que demuestran la presencia y la disponibilidad de mirones, paseantes y niños dispuestos a juntarse frente a las sedes de los periódicos de los Grandes Bulevares, a abuchear a los sergots [sargentos de policía] que proceden a un arresto y a seguirlos hasta la comisaría más cercana, a celebrar la llegada de un aviador o de un monarca extranjero. La calle, las plazas y los mercados son lugares donde se producen tumultos, cortejos y desfiles bastante similares, sean marchas o espectáculos de comitivas convocados por una “autoridad”

Offerlé, M. (2005). Bajar a la calle: de la “jornada” a la “manif”. Política, 44(Otoño), 33–59.

Aquesta entrada ha esta publicada en Desercions urbanes. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s