“Pasaremos la tarde trayendo autobuses…”

Movilitzacions a la Guineueta ,1974 -76

“Al calor de las concentraciones de nuestros vecinos que reclaman su medio de transporte, nos echaremos a secuestrar autobuses. El primero, uno de los largos, con acordeón en medio, de la línea cuarenta y tres, como los que Gallardo y Mediavilla sacaban en los tebeos de Makoki, iremos a buscarlo un amigo y yo. Pepe Alda, con su barba muy corta, de antiguo cenetero de los años setenta. Con Pepe Alda también voy a dar el salto mortal, o tal vez la pirueta del superviviente, que lleva de creer en lo político a creer más en la literatura, o en las fotografías, o en las pinturas, o en las películas. Pepe Alda y yo iremos esa tarde hasta el final de la calle Guipúscoa igual que quien ha decidido llegar hasta el final de la historia, y nos subiremos en el primer cuarenta y tres que pase, y cada uno con un palo en la mano le diremos a la gente que se baje, y la gente va a bajarse sin decir esta boca es mía. Luego le pediremos al conductor que siga hasta San Adrián, que continúe como en la ruta que hacía antes, y sin creérnoslo nosotros el conductor va a hacernos caso. Los vecinos que hay en la concentración al ver aparecer un cuarenta y tres de repente en la plaza del ayuntamiento se volverán locos de alegría. Una fiesta espontánea irá extendiéndose por todo el barrio. El siguiente autobús vamos a traerlo entre más personas. En uno de los secuestros, la guardia urbana de Barcelona nos perseguirá hasta la linde de San Adrián, aunque más bien va a dar la impresión de que está escoltándonos. Maravillosamente sin que nadie ni nada nos lo impida, nos pasaremos la tarde trayendo autobuses y así vamos a dejar por la noche toda la plaza rodeada de buses aparcados. En la concentración del día siguiente aparecerán los prosoviéticos cargados de megáfonos y pancartas (y eso que hasta ahora, igual que el resto de los partidos del ayunta-miento, no habían querido apoyar las movilizaciones). A partir de ese instante, visto y no visto, la manifestación les pertenecerá a ellos, la gente va a gritar las consignas que salen de sus megáfonos y no lo que siente en el momento”

Javier Pérez Andújar, Paseos con mi madre, Tusquets (pp 160- 162)

Aquesta entrada ha esta publicada en Desercions urbanes, Historiografia. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s