La Ciutat Podrida de Javier Pérez Andújar

Una vegada vaig tenir l’honor i la sort de coincidir amb Joaquim Jordà al barri on ambdós hi vivíem i ell va morir i del que jo vaig mig fugir, el barri de la Cera, en el que avui coneixem com a Raval.

Me’l vaig trobar al bar Pesca Salada, convertit en cocktelería més o menys canalla pel meu amic Sergi. Allà però, era l’hora del cafè. Joaquim estava assegut a una taula amb un cafè amb llet i fumant lentament un cigarro. Després d’haver-lo vist pel barri en un altre moment i no atrevir-me a dir-li res, vaig pensar que aquesta vegada no podia deixar passar l’oportunitat.

“Hola, eres Joaquim Jordà, Oi?” ell va assentir amb el cap i vaig continuar “perdona que et molesti però haig de dir-te que jo, que m’intento dedicar a la sociologia, mai he trobat cap document tant lúcid i tant agut com els que tu has fet amb Mones….o amb De nens” i ell, es va mig incomodar, em va dir que, gràcies, que no sabia que dir-me i que, en qualsevol cas, podia ser més fàcil, el tractament d’aquest tipus de fenòmens, via audiovisual que escrita, via ficcionada que constrenyida pels imperatius acadèmics.

Fa un dies que estic submergit en el darrer llibre del meu admirat i flamenc company Javier, Paseos con mi madre (Tusquets, 2011). M’està passant una cosa semblant amb la lectura de “Paseos…” que amb algues seqüències del cine de Jordà. No porto ni 60 pàgines i ja m’he trobat amb perles agudes i divertides. Clares veritats inapel·lables i originals i mai millor dites o cantades, com ho està fent darrerament, el gran Salao. Aquí deixo un parell, a mode botó, perquè ho recordi i perquè tingui present, que les coses importants mai les hauré aprés a la facultat.

“De nuestra casa, de San Adrián del Besos, estaban más cerca los bloques del suburbio de La Chana, en Granada (aunque a aquel sitio le decían entonces Lin Chung o Lian Shan Po, o algo de darse patadas y tortas), que Pedralbes, Sant Gervasi o la Bonanova, que es donde contaban que vivían los ricos. […]

No hay manera de estar cerca de Barcelona si antes no lo estuvieron tus antepasados. A Barcelona hay que acercársele en el tiempo. Aquí el espacio, los montes como Montjuic, el Carmel, la Muntanya Pelada, el Turó de la Peira…, es para los que no tienen nada. En Barcelona el espacio es un eufemismo con que referirse a la especulación. Se utiliza la palabra espacio principalmente con el significado de local comercial. Una peluquería es un espacio; pero hasta la perrita Laika sabía que el espacio es adonde van los cohetes. El espacio, en todas partes, Laika, queda para los perros callejeros como tú. Los rusos mandarán el primer ser vivo al espacio y van a encargarle la misión a un perro de la calle, a un Lumpenproletariat canino, y le llamarán Laika, que quiere decir ladrador. Nadie pertenece a Barcelona por el mero hecho de vivir en ella, ni siquiera de haber nacido en la ciudad. En Barcelona se está en el cuarto de los invitados durante un par de generaciones, y luego ya se accede al cuarto de servicio. Porque de Barcelona solo se es por familia y por dinero, en riguroso orden. Barcelona es una ciudad muy grande que se ha conformado con algo más de un millón y medio de habitantes y un espacio de cien kilómetros cuadrados.

La Barcelona de las laderas, los promontorios, los ríos, los descampados, más verdadera porque es más verdad la geografía que la historia, se hará película como Dios se hizo hombre, es decir, para que la inmolen. (p.20- 21)

[…]

Creceré a la orilla del río viendo de lejos Barcelona, que es una ciudad sin río. Pudiendo ser dueña de dos ríos, Barcelona no tiene ninguno porque no ha sido capaz de llegar ni al río Llobregat ni al río Besos.Ha preferido el terciopelo del Liceu al terciopelo de las ortigas que hay en los solares, en los descampados, en los caminos que llevan a las fábricas. Barcelona suspira y dice que vive de espaldas al mar como quien se da cuenta de que se ha dejado el paraguas en el bar del ateneo, pero que tampoco le hace falta. La ciudad no vive de espaldas al mar, vive de espaldas a su gente y a sus vecinos porque no siente nada por ellos. Cuando Barcelona visita a sus vecinos es para plantarles una incineradora de basuras. Barcelona tiene el Mare Nostrum a sus pies y levanta un Maremagnum para taparlo. No le hace falta mirar al Mediterráneo porque esa tarea la ha externalizado, ya se encarga de ello la estatua de Colón subido a su columna como Simeón Estilita.” (p.43)

Ahir 11 de febrer va rebre el premi ciutat de Barcelona i després del àgape comentà: “Sí, claro. He visto muchas cosas. He visto al poder comiendo canapés. Pero no es lo que a prioiri uno podría imaginarse. El poder no es la piedra negra del imán sino el magnetismo. Todo lo que desprende. Los alfileres que van cayendo de cabeza mudos a pegarse.”

Aquesta entrada ha esta publicada en Historiografia, Política. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s