Acumulación por desposesión. David Harvey

Una mirada más atenta de la descripción que hace Marx de la acumulación originaria revela un rango amplio de procesos. Estos incluyen la mercantilizacióny privatización de la tierra y la expulsión forzosa de las poblaciones campesinas; la conversión de diversas formas de derechos de propiedad – común, colectiva, estatal ,etc.– en derechos de propiedad exclusivos; la supresión del derecho a los bienes comunes; la transformación de la fuerza de trabajo en mercancía y la supresión de formas de producción y consumo alternativas; los procesos coloniales, neocoloniales e imperiales de apropiación de activos ,incluyendo los recursos naturales; la monetización de los intercambios y la recaudación de impuestos, particularmente de la tierra; el tráfico de esclavos ; y la usura, la deuda pública y, finalmente, el sistema de crédito. El estado, con su monopolio de la violencia y sus definiciones de legalidad, juega un rol crucial al respaldar y promover estos procesos”.

“El capitalismo internaliza prácticas canibalísticas, depredadoras y fraudulentas. Pero, tal como Luxemburgo observó convincentemente, es “a menudo difícil determinar, dentro de la maraña de violencia política y disputas de poder, las duras leyes del proceso económico”.La acumulación pordesposesión puede ocurrir de diversos modos y su modus operandi tiene mucho de contingente y azaroso. Así y todo, es omnipresente, sin importar la etapa histórica, y se acelera cuando ocurren crisis de sobreacumulación en la reproducción ampliada,cuando parece no haber otra salida excepto la devaluación.

Arendt sugiere, por ejemplo, que para Gran Bretaña en el siglo XIX,las depresiones de los ‘60 y ‘70 dieron el impulso inicial de una nueva forma de imperialismo en la que la burguesía tomó conciencia de que “por primera vez, el pecado original del simple robo, que siglos antes había hecho posible “la acumulación originaria de capital” (Marx) y que había posibilitado toda acumulación posterior, debía repetirse una y otra vez, so pena de que el motor de la acumulación súbitamente se detuviera”. Esto nos retrotrae a las relaciones entre la búsqueda de ajustes espacio-temporales, los poderes estatales, la acumulación por desposesión y las formas de imperialismo contemporáneo.”

Obviamente, la forma de ganancia específica del capital es la creación de plusvalía cuya fórmula D – M – D´ sintetiza brillantemente. Esta forma de ganancia, propia del capital productivo, se fundamenta en la apropiación de trabajo excedente cosificado en una masa de mercancías. Sin embargo, es una ganancia que surge del intercambio de equivalentes propio de la circulación simple de mercancías. Las mercancías son cambiadas las unas por las otras por su valor y a pesar de ellos es posible generar un excedente por el particular valor de uso que tiene la fuerza de trabajo de producir más valor del que ella cuesta (v + pv). A esta forma de ganancia, eminentemente capitalista, la podemos llamar sencillamente “ganancia por producción de plusvalía”.

Sin embargo, existe una segunda forma de ganancia que está implícita en la circulación simple de la mercancía: M – D – M y que antecede históricamente a la ganancia por producción de plusvalía. Para que surja una ganancia mercantil (no en su sentido capitalista) en alguna parte de la cadena de la transacción es necesario el intercambio de no-equivalentes o el intercambio con zonas geográficas en las que no se han desplegado todas las determinaciones del capital.

Cuando una de las dos partes vende su mercancía por debajo de su valor permite a la otra apropiarse de la diferencia y viceversa, cuando una de las dos partes está en condiciones de imponer un precio superior al valor de la mercancía se apropia de la diferencia. Los que para uno es ganancia, es pérdida para el otro. Lo que para uno es excedente para el otro es déficit. Aquí, el beneficio no surge por la creación de plusvalor sino por el intercambio desigual. Es por eso que la desigualdad del intercambio está en la base de la ganancia por transferencia de riqueza o ganancia por enajenación.

La ganancia por enajenación o intercambio desigual se manifiesta con especial virulencia como mecanismo de articulación y engranaje del modo de producción capitalista con otros tipos de relaciones de producción precapitalistas. Su capacidad disgregadora se manifiesta en los mecanismos de la acumulación primitiva que operan en la actualidad tal y como señala David Harvey.

En este sentido, la acumulación por desposesión estudiada por Harvey sería la manifestación más brutal de la ganancia por transferencia. Bajo esta lógica se incluyen toda una serie de operaciones financieras y privatizaciones que no son más que la manifestación moderna de la acumulaciónoriginaria del capital cubierto con el manto ideológico del neoliberalismo y las loas a los mercados autoregulados. En su fundamento representan el mismo ataque a las formas no mercantiles de producción (formas comunales) y al hecho que se arrebatan espacios del dominio público.

El “Nuevo” imperialismo: acumulación por desposesión. David Harvey

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquesta entrada ha esta publicada en Economia, Teoria. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Acumulación por desposesión. David Harvey

  1. Retroenllaç: La “civilización” y el “progreso” contra la redistribución…ahí está el núcleo de la transvaloración del mal por el “bien” « Intensificant vides nervioses

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s